5 tipos de masajes eróticos que te encantarán

En la actualidad, la mayoría de las personas tienen más interés en cómo potenciarse sexualmente, no solamente para autosatisfacerse, sino para poder llegar satisfacer a su actual o futura pareja. Los masajes eróticos son para cualquier pareja el mejor afrodisíaco que pueden encontrar. Es una manera de poder vivir juntos nuevas experiencias y despertar el deseo y el placer en sus cuerpos.

Todos saben lo que es un masaje; no obstante, los eróticos lo que básicamente buscan es que las personas puedan lograr experimentar placer, liberar tensión y además llegar a conocer sus cuerpos y saber qué es lo que más les causa satisfacción. Esto con la finalidad de que puedan llegar a desempeñarse de una manera perfecta cuando llegan al acto sexual.

¿Cuáles son los masajes eróticos más sensuales?

La mayoría de las personas, tanto hombres como mujeres, piensan que los masajes eróticos solamente se usan para buscar la satisfacción sexual, pero en realidad eso no es totalmente cierto. Mediante los masajes eróticos las personas pueden llegar a tener vidas más plenas a través de la relajación, el bienestar y la felicidad que solamente este tipo de masajes pueden garantizar. Se debe tener en cuenta que estos son masajes sensuales y eróticos, pero no necesariamente sexuales.

Ahora bien, dicho esto, viene la necesidad de saber cuál es el masaje correcto y cuál es el más adecuado para cada pareja, o para él o ella. Son muchos los tipos de masajes eróticos que existen; los hay para todos los gustos y es por eso que se debe saber elegir y probar. Seguidamente te vamos a detallar cinco de los masajes eróticos más populares y que de seguro te encantarán.

Masaje a “cuatro manos”

Este es uno de los masajes eróticos más populares y que más se ofrecen en los centros de masajes. Este es un masaje que lo realizan dos masajistas que van perfectamente sincronizadas, brindándole a la persona que lo está recibiendo una total relajación. Este es un método de origen hindú que combina la musicoterapia y aromaterapia. Este masaje estimula el cuerpo de una forma simétrica y simultánea, lo que se lleva a traducir en un mayor beneficio.

El masaje tántrico

Contrario a otras técnicas de masaje este no cuenta con ninguna norma establecida. Es un masaje envolvente, sensual y energizante, consistiendo en grandes movimientos de unión en todas las partes del cuerpo. Los movimientos de masaje, presiones muy ligeras y de roce son sumamente suaves y lentos, haciéndose difícil el seguirlos mentalmente. Así las manos del masajista se van moviendo desde los pies a la cabeza, siendo su idea introducir en el cuerpo un estremecimiento que hace difícil poder tener cualquier pensamiento. En este masaje las zonas sexuales son tocadas sin llegar a la masturbación.

El masaje Nuru

Masaje originario de Japón. En él la masajista usa todo su cuerpo para dar el masaje, proporcionando un total y mayor contacto corporal que el brindado en un masaje normal. Este masaje incorpora para su uso un aceite totalmente inodoro. Durante el mismo los participantes buscan conseguir el más amplio contacto físico. La masajista coloca gel especial por el cuerpo del receptor y comienza el masaje como uno tradicional, para luego comenzar a deslizar su cuerpo sobre el del receptor de forma sensual y aplicando algo de presión en ciertas partes del cuerpo y con determinadas partes del suyo, como pueden ser los muslos o el pecho.

Masaje Kathmandú

Este masaje está orientado básicamente para los hombres, ya que además de sus fines eróticos, se puede usar para tener beneficios terapéuticos en aquellos hombres que sufren de eyaculación precoz. Para llevarlo a cabo la masajista usa aceites naturales y masajea directamente el órgano sexual, utilizando técnicas milenarias que brindan una sensación de placer superior al orgasmo, permitiendo de esta forma retrasar la eyaculación.

Masaje tailandés

Este ha sido el clásico de los masajes relajantes y eróticos para los hombres. El mismo consiste en un relajante comienzo con aceites naturales y frotando el cuerpo de manera muy suave con las manos, siendo ideal comenzar por la espalda. Después de un comienzo pausado, la masajista frotará el cuerpo del hombre con sus senos. Este masaje debe su origen a la cultura del subcontinente indio, en donde se aplicaban estas técnicas para el relajamiento masculino más que para el placer sexual.

Son muchos los masajes eróticos que existen y la diferencia entre estos deriva en el servicio del profesional que los da, convirtiéndose cada día en una opción que tiene más auge.